Dejando Huella

email contacto

444 9112

Blog

¿El estrés puede impedir que me quede embarazada?

¿El estrés puede impedir que me quede embarazada?

El estrés puede interferir con la concepción. De hecho, si te está costando quedar embarazada, muchas personas te habrán dicho: “Relájate y ya verás que quedas embarazada”. Y tienen razón, al menos en parte. 

El estrés puede afectar al funcionamiento del hipotálamo (la glándula del cerebro que regula tu apetito, tus emociones y las hormonas que envían la señal a tus ovarios para que liberen óvulos). Si estás muy estresada, puede que ovules más tarde durante tu ciclo reproductivo, o que ni siquiera llegues a ovular. Así que si solamente tienes relaciones sexuales alrededor del día 14 pensando que estás ovulando, podrías perderte la oportunidad de concebir. 

Es importante diferenciar entre estrés repentino y estrés constante. Si tu nivel de estrés es elevado pero bastante constante, lo más probable es que tu cuerpo se acople a ese ritmo y posiblemente sigas ovulando en cada ciclo. Es el estrés repentino (un accidente o una muerte en la familia) puede alterar tu ciclo e interferir con la ovulación. 

Por supuesto, este efecto varía de mujer a mujer. Para algunas, un corto viaje puede retrasar su ovulación mientras que, para otras, ni el accidente más traumático variaría su ciclo. 

También es importante recordar que el estrés no es solamente una reacción a algo negativo. El estrés positivo también puede retrasar tu ovulación. Durante los preparativos nupciales, por ejemplo, muchas mujeres aseguran que sus ciclos hacen cosas raras porque se sienten muy felices y nerviosas con el día de la boda. 

Si intentas quedar embarazada y estás estresada, tu flujo cervical puede enviarte una señal de aviso de que algo no está bien. En lugar de sentir un incremento de flujo a medida que te acercas a la ovulación, puede que sientas días de flujo intenso combinados con días totalmente secos. Es como si tu cuerpo intentara ovular pero el estrés continuara retrasándolo.

Podrás confirmar que has ovulado si realizas un seguimiento de tu temperatura basal. Si esta aumenta de forma constante un día después de la ovulación, durante 12 a 16 días, sabrás que has ovulado. 

Hay que señalar que, afortunadamente, un retraso en la ovulación simplemente alarga tu ciclo. Un retraso en la ovulación no acorta la fase lútea, que suele durar de 12 a 16 días desde que finaliza la ovulación hasta el inicio de tu próximo periodo menstrual. Esto es importante porque se ha relacionado una fase lútea corta con abortos espontáneos durante la primera fase del embarazo. 

Así que aunque el estrés pueda tener un impacto en tu ovulación, no alterará necesariamente las posibilidades de un embarazo, siempre que sepas identificar cuándo vas a ovular. Y puedes hacer esto si aprendes a identificar tu flujo vaginal más fértil.

Fuente.

http://espanol.babycenter.com/x9500011/el-estrés-puede-impedir-que-me-quede-embarazada

Compartir:
Ir Arriba ↑